jueves, 5 de mayo de 2011

BELTANE o LA NOCHE DE WALPURGIS

Primero que nada, decir que a partir de ahora las entradas que estaba traducuiendo de mi blog en valenciano las aparco (de momento) e iré siguiendo la cronología del año en ambos, a medida que celebre las diversas fiestas del calendario. Entre sabat y sabat iré traduciendo el resto.

Una cosa que he aprendido es a fluir con el tiempo, a que las cosas no suceden en un mismo momento matemático y predecible y hay que saber sentir cuando.
La noche de Beltane, se dice, comienza la noche del 30 de abril al 1 de mayo. Sin embargo nosotros contamos con dos cosas que los antiguos celebrantes no tenían: el calendario gregoriano y un sentido matemático, lineal y predecible del tiempo. Es decir, para nosotros el 1 de mayo de este año seguirá siendo el 1 de mayo al año siguiente, y al siguiente...los domingos, sean el dia que sean, serán festivos, siempre, año tras año...

Por eso mismo y por causas climatológicas adversas (vaya tromba de agua que cayó por mi zona), mi celebración de Beltane se retrasó respecto a la fecha ""oficial"". La noche del 30 al 1 no tuvo nada en especial, pero del 2 al 3 de mayo fué radicalmente diferénte. Es un poco dificil de explicar, pero para que se me entienda sería algo así como si fueses una antena receptora con patas y de repente comenzases a recibir comunicaciones de otras estaciones, cada vez con la señal más fuerte. No se trata de ver haditas ni oir voces de muertos ni nada parecido; es como si pudieses captar el propio poder que emana de la Tierra, como si conectases con el Todo, no se si me explico. No tenía ninguna gana de volver a la ciudad, a la "civilización". Quería quedarme en la montaña unos pocos días más, embotándome con aquella sensación tan plena, con aquella "energía positiva", como se suele decir.

Me encanta realizar mis celebraciones en plena Naturaleza, pero estaba lloviendo como si echasen el agua a cubos desde el cielo. Por la noche, recogida en la oscuridad improvisé una fogata en la chimenea, con madera de abedul blanco. Las maderas blancas son símbolos de pureza, de nuevos comienzos. El fuego, elemento sacro y la chimenea, lugar por donde, se dice, salían las brujas volando sobre sus escobas o bastones, camino al akelarre. Sumida en una profunda meditación, en parte ascendí con el fuego.



Beltane ("fuego de Bel" o "fuego brillante") marca el comienzo de la epoca estival, la época en la cual la Naturaleza está en su apogeo de vida. Algunas plantas medicinales están listas para ser recogídas (como por ejemplo el tomillo y la melisa).
Beltane fué para los antiguos una fiesta de fuego y fertilidad, tanto de campos y animales de granja como humana. A parte de hogueras, se hacían bebés en mitad de los campos de cultivo o en los bosques. A través de dos hogueras se hacía pasar al ganado para bendecirlo y se saltaba sobre ascuas o se bailaba alrededor de enormes hogeras. También es costumbre colgar ofrendas u oraciones en los arbloes para que los espíritus las tengan en cuenta. De todos es conocido el fálico "Palo de mayo" o "Maypole".



Se decía que en este tiempo, las almas de los difuntos volvían al mundo de los vivos. Los romanos eran muy cuidadosos en este aspecto y hacían ofrendas y ritos (Lemuria) para protegerse de los lemures, los espíritus de los muertos con intenciones poco amistosas (por su inquietante aspecto, a los peludos animalitos que conocemos se les llamó como a tales apariciones). Y al clero cristiano le vino de perlas para "demonizar" tal fecha, convirtiendola en una "noche de aparecidos".
La noche de Walpurgis era la variante nórdica de Beltane, donde también se hacian fuegos y se celebraba a los ancestros. Se superpuso con la festividad de santa Walpurga, una monja inglesa que fué abadesa del convento alemán de Heidenheim. Sus reliquias y su fiesta de canonización fueron transladadas estratégicamente el 1 de mayo. Posteriormente se institucionalizo el "dia del trabajo".

Me resulta curioso que una fecha donde se exaltaba la vida, la sexualidad, el culto a los ancestros que regresaban y se bailaba alrededor de fogatas haya acabado convertida para la mayoría de la gente de Europa en la "fiesta del trabajo", la festividad de una religiosa inglesa a la cual rezar para evitar la venida de los "demónios" en esa noche o en una versión tardía y empobrecida de Halloween (con película de Paul Naschy incluida).

Será verdad eso que oí decir una vez a un cura: "menos fornicar y más orar y trabajar".

Y para acabar os dejo con una buena canción para bailar con un par de cariocas de fuego alrededor de una hogera (o para hacer niños jaja), cada cual como pueda y prefiera:

1 comentario:

  1. Gracias por la canción y el reciente recuerdo del fuego.

    ResponderEliminar